BIENVENIDOS

Mediante esta Blog aspiramos a ser la voz de los que no tienen voz. Queremos ser una denuncia viva de la silenciada injusticia que sufre la humanidad no nacida. La defensa de la dignidad del ser humano es un asunto de responsabilidad social integral que a todos nos compromete. Hoy mas que nunca, necesitamos trabajar unidos para establecer en la sociedad una verdadera cultura de la vida, en donde por encima de todo, se aprecie y se respete el valor y la dignidad de cada ser humano, desde el momento de su concepción, hasta su muerte natural. Solo mediante este principio, lograremos tener el país que tanto anhelamos y al que tenemos derecho.

SANTA TERESA DE CALCUTA


SU VIDA

La Madre Teresa nace bajo el nombre de Agnes Gonxha Bojaxhiu en Skopje, Yugoslavia, el 27 de agosto de 1910. A los 18 años ingresa en la Congregación de "Notre Dame de Lorette", en Irlanda. Cuando termina su postulado se dirige a la India para su noviciado. En 1937 hace los últimos votos en Darjeeling. La Madre Teresa, toma este nombre en honor a una monja francesa "Teresa Martin", conocida como "Santa Teresa de Lisieux" o "Santa Teresita del Niño Jesús" quien fue canonizada en 1925 y declarada Doctora de la Iglesia en 1997.El especial llamado de Dios para dedicarse a los más pobres de los pobres, surge el 10 de septiembre de 1946; cuando caminando por las calles de Calcuta, tropieza con el cuerpo de una mujer moribunda. Ratas y hormigas se paseaban por sus llagas. "La levanté, caminé hasta un Hospital cercano y pedí una cama para ella". La mujer murió en esa cama: la primera, la única y la última cama que tuvo en su vida. Este encuentro casual cambió la vida de la Madre Teresa porque en esa mujer vio a Cristo agonizante. Ella cuenta que sentía una voz interna que le martillaba en su corazón y que le repetía: "Tienes que hacer algo", "No puedes quedarte con los brazos cruzados", "Si tú no empiezas, nadie comenzará". Al vivir esa fuerte experiencia vibró por dentro y se preguntaba por qué Dios permitía eso. En el silencio de esa noche, encontró la respuesta; Dios le dijo: "Claro que he hecho algo para solucionar esto, te he hecho a ti". Fue ahí cuando pide permiso para vivir fuera del Convento y trabajar en los barrios pobres de Calcuta, permiso que le es concedido en 1948 por el Papa Pío XII. Queda como religiosa independiente, actuando bajo la obediencia del arzobispado de Calcuta.

Muchos fueron los premios y distinciones que recibió la Madre Teresa como reconocimiento a su labor:

- En 1971 el Papa Pablo VI le otorga el "Premio de la Paz Juan XXIII". En el mismo año recibe el "Premio Buen Samaritano" en Boston.
- En 1979 recibe en Oslo el premio más importante: el "Premio Nobel de la Paz". Lo aceptó contra su voluntad y lo agradeció en nombre de los más pobres de los pobres.
- En 1975 la FAO emite la medalla "Ceres", que lleva esculpida en una cara la imagen de la Madre Teresa y en la otra cara un niño desnutrido al que se dirigen dos brazos extendidos.

En 1990 por razones de salud y de edad, la Madre Teresa pide al Papa Juan Pablo II que la exima de su tarea de Superiora General de la Orden, y recibe la aprobación papal para su retiro. Ante la reelección por unanimidad de la Madre Teresa como Superiora (con excepción de su propio voto), decide continuar en su cargo apoyando a las Misioneras. En 1996 la salud de la Superiora empeoró; hasta los médicos llegaron al extremo de declarar su muerte técnica, porque su corazón estuvo parado durante un minuto. Pero gracias a un electroshock, su corazón volvió milagrosamente a latir. Se estabilizó momentáneamente su salud; pero seguía con sus complicaciones cardíacas. En septiembre de 1996 se empezó a hablar nuevamente de una próxima votación, que fue postergada por problemas de su salud. El 13 de marzo de 1997, la Hermana Nirmala es elegida sucesora de la Madre Teresa, para los próximos 6 años (como estipula la Constitución), casi por total unanimidad. El 5 de septiembre de 1997 la Madre Teresa parte para la Casa Celestial.La muerte de esta mujer sin fronteras ni límites, movilizó a todas las personas dejando una huella marcada en el corazón. Su ejemplo de amor incondicional y de entrega total hacia los más pobres, lo dejó para que todos lo imitemos y así continuemos esta obra de amor y servicio hacia los demás que ella comenzó.
Por eso, está en nosotros el deber de continuar día a día esta Misión, desde nuestro lugar. Pongamos "manos a la obra" que siempre hay a nuestro lado, un hermano que nos necesita.
SU OBRA
Si bien en 1948 adquiere la ciudadanía india, es en 1949-1950 cuando puede iniciar verdaderamente su labor; ya que recibe la aprobación de Roma bajo el nombre de "Misioneras de la Caridad".Era muy cruel la realidad en ese lugar. Gente mal alimentada y sin las mínimas atenciones higiénicas vivía en ambientes pútridos, donde era inevitable contraer enfermedades infecciosas. Los Hospitales tenían pocas camas y estaban siempre completos. Por eso vivían y morían en las calles sin ser atendidos ni vistos.Todas las mañanas un Furgón de la Municipalidad recorría las calles para recoger los muertos, al igual que la basura.Muy apenada por esta situación, la Madre Teresa se dirigió a la Municipalidad, pero la derivaron al Jefe del Departamento Médico-Sanitario. Lo único que quería era un lugar para recoger a toda esa gente de la calle. La llevaron al templo más famoso de la ciudad, dedicado a la diosa Kali, Patrona de Calcuta y le dieron dos amplias salas adosadas al templo para su Misión. Pero lamentablemente, esto no fue bien visto por la gente hindú de allí; ya que se sentían invadidos por la religiosa cristiana en su lugar sagrado. Tras las quejas, gente de la Municipalidad, decide sacarla de allí; pero su hermosa realidad no lo permitió.
La Obra fue creciendo de a poco... En 1957 se inaugura la primera clínica móvil y dispensarios permanentes, para expandir la ayuda a todos los necesitados. En 1963 nace una nueva rama de la Congregación, los Hermanos Misioneros de la Caridad; y años más tarde, se produce la fundación de los Sacerdotes Misioneros de la Caridad y de los Laicos Misioneros de la Caridad. En 1965, el Papa Pablo VI colocó a la Congregación de las Misioneras de la Caridad bajo el control del Papado y autorizó a la Madre Teresa a expandir la Orden religiosa en otros países. Fundaron Hogares en todo el mundo para ocuparse y atender a los enfermos, ancianos, niños abandonados y toda persona que necesite ayuda y amor de ellas. El centro de Argentina se inauguró el 24 de mayo de 1978.El emblema de la Congregación es "Tengo sed", cartel que se encuentra al lado del crucifijo en todas las capillas. Ese grito angustioso de Cristo en la cruz, les recuerda a las Hermanas el objetivo fundamental de su Congregación: apagar y saciar la sed ardiente de Jesús en los más pobres y abandonados.Es tan fuerte la vocación de servicio de la Madre y sus Misioneras que en sus Constituciones la atención a los pobres se ha convertido en el cuarto voto que las Hermanas emiten en el día de su profesión religiosa. Además de los 3 comunes a todas las otras Congregaciones religiosas: pobreza, castidad y obediencia, las Misioneras de la Caridad se comprometen, con voto, a "servir gratuitamente y de por vida a los más pobres de entre los pobres". Y el signo de esa gratuidad lo llevan hasta el extremo de no aceptar ni un vaso de agua de parte de los pobres a quienes visitan.
("Recuerdo que un Obispo me dijo lo que le pedía la gente: 'No envíe a nuestras casas otra clase de monjas, sino MISIONERAS DE LA CARIDAD, porque nunca aceptan nada de nosotros, no hay que cocinarles ni prepararles nada'"). " como ellos". La subsistencia y extensión de la Obra de la Madre fue gracias a donaciones realizadas por colaboradores o personalidades de alto poder, que las utilizaba o vendía para conseguir dinero según lo que fuera; como la limousine que el Papa Pablo VI regaló en su visita a la India.Cierto día se presentó un hombre bien vestido: un banquero australiano, quien le dio un cheque en blanco para que ella ponga la cifra que quiera. Pero ella, rechazando el cheque le dijo: "No quiero sus dólares, lo quiero a usted". Desde ese entonces, todos los jueves el banquero va a lavar a los enfermos, cortarles las uñas y jugar con ellos.
Estoy convencida de que los gritos de los niños cuyas vidas han sido truncadas antes de su nacimiento, hieren los oídos de Dios. Palabras de la Beata Madre Teresa de Calcuta.